Material-Clase Virtual 3

Tercera Clase Virtual - Septiembre 24, 2020

  1. Amor en Pareja – Trabajo en Equipo

El arte del verdadero amor se basa en el trabajo en equipo. ¿Lo están intentando?

  1. ¿Haces equipo con tu pareja?

                            El paso fundamental para solidificar una relación y que esta no se vea frágil e insegura, es el trabajo en equipo. Ya que la pareja es un equipo, un complemento ideal, por eso es que han                                    decidido trabajar unidos para alcanzar sus objetivos, como es el amor, bienestar y la felicidad.

                            Se trata de sacar lo mejor del otro, potenciar sus virtudes y cualidades, utilizándolas en beneficio de un proyecto común, que podría ser la estabilidad familiar. En este trabajo no hay celos,                                competencia, juegos de poder, egoísmo o autoridad, todo lo contrario, debe existir paciencia, reconocimiento, constancia y el deseo de estar unidos.

  1. Cómo trabajar en equipo
  1. Metas

Todos debemos plantearnos metas individuales, como parte de nuestra identidad; sin embargo, para que una relación de pareja sea exitosa, deberán existir metas en conjunto en cuanto a anhelos, sueños y desafíos que hacen a las parejas permanecer unidas.

Ejemplos: Tener hijos, viajar, adquirir un bien o poner un negocio.

Conversar con tu pareja sobre los deseos de ambos, los pondrán a trabajar en equipo. Pero para alcanzarlos, de manera eficaz, se recomienda realizar un plan de acción que especifique; ¿Cómo lo van a conseguir? Y ¿Qué necesita hacer cada uno? De esa manera poner en claro el camino por el cual deben seguir. Todas las funciones que se deleguen el uno al otro, deben ir de acuerdo con las habilidades, conocimientos y destrezas de la pareja.

Es un gran reto y desafío, ya que involucra el cómo conoces a tu ser amado y cómo reconocemos y valoramos sus esfuerzos.

II.- Economía

Puede ser que tu pareja sea el proveedor de tu hogar, o que tú también contribuyas con la economía familiar. No importa cuál sea el caso, lo fundamental es comprender que todos los ingresos recibidos tanto de su parte como de la tuya, deben ser empleados para el bienestar común.

El trabajar en equipo con respecto a la economía se trata de llegar a acuerdos donde los dos se comprometan a mantener o mejorar su estilo de vida. Pensando en el presente y en el futuro; se vale gastar en gustos de manera individual, sin embargo, nunca poner en riesgo la estabilidad económica.

Una manera práctica de trabajar en equipo es cuando los dos conocen los flujos monetarios, es decir, hacer una lista de ingresos y egresos, con el objetivo de administrar de manera idónea la economía familiar.

                  Consejos para mantener la economía familiar equilibrada

                  Cada hogar es único: sus reglas, rutinas, códigos y su economía. En cada familia el manejo del dinero se da de forma distinta según sus necesidades, gastos e ingresos. Ante todo, es fundamental                    que quien sostiene y maneja financieramente el hogar, sea organizado y cuente con un plan a corto, medio y largo plazo.

                  A continuación, te compartimos algunos consejos que te ayudarán a mejorar tu administración y dinámica financiera.

                    1.            Creá un fondo de emergencia para estar preparado ante eventualidades. Una vez que definas tus ingresos y gastos mensuales, podrás comenzar a armar y “alimentar” mensualmente                        tu fondo de emergencia para afrontar posibles contingencias como tratamientos médicos, arreglos en tu hogar, gastos inesperados, etc. Tenerlo siempre disponible te permitirá manejar tus                              finanzas con tranquilidad.

                    2.            Mantené tus gastos e ingresos organizados. Es clave armar una grilla o tabla que indique y especifique todo el dinero que ingresa y sale de la economía familiar. Asi, podrás visualizar los                      gastos e ingresos fijos y variables. En muchas ocasiones, terminamos gastando en cosas innecesarias y, aunque parezcan pequeñas, se pueden convertir en una fuga de dinero importante. Por                        eso, es importante ser responsables y conscientes al manejar nuestro dinero.

                    3.            Creá un presupuesto a tu medida. El presupuesto es una herramienta que te ayudará a mantener bajo control tus gastos, detectar fugas innecesarias, poner atención a tus prioridades                        financieras y tener presente factores importantes como el ahorro. Es fundamental incluir todos los gastos familiares: desde la educación y materiales escolares hasta los alimentos y gastos                                médicos.

                    4.            Ahorrá para tu retiro y jubilación. Dentro de tu presupuesto, es clave destinar un monto mensual de ahorro para tu retiro. Eso te dará certeza y tranquilidad económica a futuro.

                    5.            Invertí en un seguro para garantizar la tranquilidad económica de tu familia. A la hora de asegurarse, es importante considerar las características de tu familia para contratar un seguro                        acorde a sus necesidades. De este modo, contarás con la tranquilidad de saber que, pase lo que pase, tu familia tendrá estabilidad y respaldo económico.

                    6.            Fomentá la educación y conciencia financiera de tus hijos. Es muy importante que crezcan con buenos hábitos financieros para impulsar el ahorro y el cuidado del dinero. De este                                modo, tendrán herramientas para manejar su independencia económica a futuro.

                    La economía hogareña debe ser un aspecto en el que toda la familia esté involucrada para lograr organización, armonía y equilibrio.

III.- Crianza

La buena crianza de los hijos, es reflejo de un excelente trabajo en equipo. En este caso, los dos son responsables del desarrollo y felicidad de ellos. Por tal razón, debe existir en la pareja una regla de oro, la cual deben seguir al pie de la letra; me refiero a siempre tomar decisiones en conjunto, para evitar que los hijos vean desacuerdos entre los padres, ya que provocará que se confundan o que tomen partido por uno o el otro.

IV.- Asumir que es muy agotador (de ambas partes)

Las mujeres suelen quejarse que existen muchas responsabilidades bajo su peso, como el quehacer del hogar, cuidar, educar a los hijos y mantener una buena relación con su pareja, así como cuidarlo y demás. Sin embargo, así como uno, también la pareja tiene responsabilidades que cumplir para brindar seguridad y protección.

La idea es evitar tener conflictos por el grado de responsabilidades que tiene cada uno; por ello, se debe trabajar en equipo y así lograr aligerar las cargas mutuas. A lo mejor uno puede cuidar a los niños mientras el otro duerme un rato, o se puede ordenar la caja de herramientas para que tu pareja no tenga que hacerlo, por mencionar un ejemplo.

V.- Relación amorosa

Es tan importante trabajar en equipo cuando hablamos del amor, confianza, respeto y comunicación en una pareja. Ya que es imposible amar a alguien cuando no se recibe lo esperado, como dice el dicho, “a la fuerza, ni los zapatos entran”.

Para que el amor florezca y perdure con el paso de los años, tanto en las buenas como en las malas situaciones, los dos deberán trabajar en renovar su amor e intimidad, tanto con los detalles, sorpresas, demostraciones afectivas etcétera. Se trata de sacrificar, de ceder, de complacer y de mantenerse enamorados.

VI.- Salud

La salud es vital para estar bien, poder trabajar y dar lo mejor de uno mismo, sin ella, en realidad no somos nada. Por el gran amor que une a las parejas, debemos trabajar en equipo por la salud de cada uno. Me refiero a cuidar a la pareja, no solo en la enfermedad, sino en el cuidado diario.

Así como preparar alimentos nutritivos y sanos, como evitar estrés o preocupaciones. Se trata de trabajar en equipo para que la salud física y mental no se vea afectada y por ende la relación marche de maravilla.

VII.- En la adversidad

En una relación de pareja está prohibido echar por la borda todos los esfuerzos que han construido juntos o dejarse vencer fácilmente; por el simple hecho de experimentar malos momentos y enfrentarse a los problemas duros que la vida.

“Las terribles experiencias son pruebas que tenemos que vencer juntos. En este caso la motivación es el secreto para trabajar en equipo. Cuando logras motivar a tu pareja y hacerla entender que existen cosas positivas de cada situación, tu relación se fortalecerá.”

Conclusión

El éxito en la pareja es muy difícil que se logre sin el trabajo en equipo. Uno no puede ir por un camino distinto al de la pareja, puesto que tienen metas y sueños que los dos, por el amor que se tienen desean conquistar.  ¡El trabajo en equipo es amor, complicidad, bienestar y felicidad en la pareja!

 

 

  1. Las Etapas del Noviazgo-

Tener novio o novia es una experiencia única, pero no todos los romances son como en las películas de amor donde mueren juntos de viejitos. Hay veces en que tu pareja y tú se pelean todo el tiempo y por cualquier cosita y hay veces en que no pelean por nada del mundo y parece la relación perfecta. Aunque todas las parejas son diferentes, la mayoría pasa por varias etapas. Cada relación es única, por lo que no todas las parejas pasan por lo mismo.

Antes de que comience algún tipo de relación, lo primero que pasa es el flechazo. Ves por primera vez a alguien y sientes mariposas en el estómago y crees que cupido te acaba de clavar una de sus flechas en el corazón. En realidad, no es “amor a primera vista “, porque el amor es algo que se construye constantemente, es “atracción a primera vista“, bien dicen que de los ojos nace el amor.

Una vez que hubo coqueteo, pláticas, salidas o una relación previa (como ser conocidos o amigos), entonces llega el momento en que empiezan a andar. Esto no se da mágicamente. Es un mutuo acuerdo y una decisión que ambos toman de querer comprometerse y tener una relación de novios.

Ahora sí, esto es lo que pasa. (Los periodos de tiempo varían en cada persona y relación):

Etapa 1. Enamoramiento. Va de mes 1 hasta los 3 meses.

Siempre hemos escuchado que los primeros meses son lo más bonitos y lo más romántico de la relación, donde todo es color de rosa y felicidad máxima. ¡Es verdad! Tu relación es muy nueva, hay muchísima atracción entre ustedes y en automático ves todo lo bueno de tu galán o galana y dejas pasar los aspectos negativos.

Durante esta etapa, las endorfinas invaden el cerebro y tenemos sensaciones súper intensas. (Por eso creemos que ya lo o la amamos después de un mes). Normalmente quieren estar todo el tiempo juntos (literal todo), hacer todo juntos y casi no hay peleas porque uno busca complacer al otro o porque simplemente tienes miedo de que vaya a afectar tu relación.

Etapa 2: Conocimiento. Va de mes 3 hasta los 6 meses.

En esta etapa comienzas a conocer más a tu galán. Platican por hoooooooras en las madrugadas y las cosas se vuelven un poco más cursis. Normalmente aquí salen los apodos y también puede haber una que otra muy pequeña discusión porque se van dando cuenta de qué les gusta y qué no.

Etapa 3: Acoplamiento. Va de los 6 meses hasta 1 año y medio.

Esta etapa es la más difícil pero también la más bonita.

Aquí es cuando las peleas empiezan. Ojo, no tiene que haber peleas en todas las relaciones, pero son muy comunes porque empiezan a conocerse mejor y adaptarse el uno al otro. Muchas parejas no pasan esta etapa porque es una racha de pleito constante y también porque para acoplarse, hay cosas en las que tendrás que ceder tú y hay cosas en las que tendrá que ceder él; y muchas veces no estamos dispuestos a ceder. 🙁

La clave para superar esta etapa es la comunicación. Habla todo lo que sientes y dile las cosas claras y directas. ¡Sólo así podrán conocerse a fondo y se empezarán a acoplar como un buen equipo!

Etapa 4: Estabilidad. Desde 1 año, hasta 2 años y medio.

Yeeeei, acabas de sobrevivir a una etapa difícil de muchas peleas, pero te tengo una buena noticia. ¡Se acabaron! Ok, no se acabaron por completo, pero en esta etapa los problemas se resuelven hablando y ya no les dan la misma importancia que antes. Esta etapa es súper bonita porque es cuando realmente te sientes feliz y ya la cosa es un poco más seria. Te darás cuenta que están súper conectados y que ya no preguntan qué plan los fines porque ya saben que pelis en tu casa es el plan perfecto. ¡Excelente equipo!

Etapa 5: Reafirmación. (Puede sentirse desde el segundo año y su duración varía).

Esta es otra etapa no tan “cool” por la que pasan. Es cuando empiezan a compararse con otras parejas y llegan a tu cabeza preguntas sobre su futuro. Cuidado porque aquí es donde podrían surgir las dudas sobre infidelidades (ya sea de él hacia ti o de ti hacia él) y podrías llegar a cuestionar tu amor.

Etapa 6: Amor

No estamos diciendo que es hasta esta etapa es donde puedes sentir el amor, pero aquí ya puedes, orgullosamente, ponerle ese título. Si pasaron por todas las etapas anteriores, es probable que duren mucho más. Aquí es cuando los planes y las visiones a futuro comienzan a verse más reales. Se conocen a la perfección, tienen un idioma de gestos y señas que solamente ustedes dos entienden, miles y millones de chistes locales y ya se disfrutan al 100%. En esta etapa se siente otra vez un poco como en la etapa 1, donde estás feliz, plena y no lo cambiarías por nada del mundo.

Si ya estás en edad, en esta etapa es en donde se podrían comprometer.

Es importante que si no te sientes segura o segura, no te quedes con alguien por la costumbre o porque “es tu novio o novia de años”, pero si los dos están comprometidos y le echan ganas a la relación, esta etapa puede pasar rapidísimo y reafirmar su amor.

 

Recuerda que una relación es de DOS y es un trabajo en equipo que se tiene que hacer día con día. Si hay un problema, resuélvelo, si algo no te gusta, dícelo, si puedes mejorar en algo, hazlo.

 

Video Papa francisco - Noviazgo - 

Video -Amor Vs. Atraccion - 

Video - Daniel Habif - Recien Casados - 

 

 

Fuentes de Información

https://www.metlife.com.ar

Organización Mundial de la Salud (2013). Salud mental: un estado de bienestar. [Online]. Disponible en: https://www.who.int/features/factfiles/mental_health/es/

Ryan, R. M., & Deci, E. L. (2001). To be happy or to be self-fulfilled: A review of research on hedonic and eudaemonic well-being. Annual Review of Psychology, 52, 141-166.